ENTRADAS ABONOS

La libertad creadora de la Nobel Jelinek llega a La Abadía con su singular “Viaje de Invierno”

Viaje de invierno es un montaje dirigido por Magda Puyo a partir del texto de Elfriede Jelinek, Premio Nobel de literatura 2004, que ofrece una dramaturgia escénica poco convencional. “Pura vanguardia”, es como la define Puyo. 

Parte del reparto en un momento de la función Foto: Carlota Serarols

  • Elfriede Jelinek es una autora poco conocida en España, casi no representada. Una escritora a la que rodea cierta “inaccesibilidad”. En su obra renuncia a las formas y convenciones tradicionales de la escritura dramática. El montaje se podrá ver del 2 al 12 de noviembre en la sala José Luis Alonso del Teatro de La Abadía.
  • La obra Viaje de invierno es una adaptación del ciclo de canciones Winterreise de Franz Schubert y Wilhelm Müller, que propone Elfriede Jelinek a partir de sus propias experiencias artísticas e íntimas. Es por ello que la música cobra una importancia vital. No solo la del propio Schubert, este sirve de inspiración sonora, llegando incluso a lo electrónico. Algo similar pasa en el cuerpo, la danza. Coreografiada por Encarni Sánchez, va más allá de la respuesta corporal al estímulo musical.

¿Quién es Elfriede Jelinek?

Elfriede Jelinek es una escritora “extraordinariamente influyente y apenas representada en los escenarios españoles”, en palabras de Juan Mayorga. Viaje de invierno trae a nuestras tablas la oportunidad de conocer a una dramaturga que es “pura vanguardia”, como la define Magda Puyo, “como lo son Heiner Müller, Beckett o Pinter en el siglo XX. Pero elles una voz de vanguardia en pleno siglo XXI”. Ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2004, su obra se popularizó a partir de la versión al cine de su novela La pianista por el director Michael Haneke. Los académicos suecos, al otorgar el Nobel, destacaron “el flujo musical de voces y contravoces en sus novelas y obras de teatro, que con un extraordinario talento lingüístico revelan la absurdidad de los clichés de la sociedad y su poder subyugante

Jelinek fue novelista, poeta, dramaturga, guionista. Su obra, transgresora y radical, se caracteriza por tratar con dureza temas como la violencia de género, las relaciones familiares opresivas o el pasado político de su país. Su propósito es luchar contra cualquier clase de autoridad y denunciar los abusos de poder en nuestra sociedad, sin renunciar, sin embargo, a un estilo preciso y lleno de contrastes. Aborda todos los géneros y en cada uno de ellos se puede ver la Jelinek política y la intimista. En el lado más social, la escritora se pone del lado del diferente, del extranjero, habla de la migración y también de la exclusión y el control a través del totalitarismo, teniendo como punto de mira el nazismo. También trata la perversión de la opinión pública como herramienta simplificadora de la realidad. Esta cara social de Jelinek va siempre de la mano de la escritora intimista, donde el amor o la relación con el padre y la madre son claramente temas que cruzan toda su obra.

Como dramaturga no propone una obra cerrada. La autora habla de “superficie textual”, como una corriente de ideas y palabras, aparentemente sin situación, personaje o conflicto. “Ella evoca una serie de ideas y hace un trabajo difícil de traducir porque aparentemente no hay nada que una, no hay personajes o conflictos al estilo convencional” explica Magda Puyo, responsable de la puesta en escena. “Ella lo que quiere, tal cual, es que tomes sus textos y lo hagas a tu manera. Es una mujer libre y quiere que tú también lo seas. Pero esto, en cierta medida, te constriñe, porque es algo tan potente lo que te propone, que acabas intentando entender muy bien lo que dice y entender muy bien lo que quieres decir con ella. Con ella y con tu equipo”, completa Puyo.

Rosa Cadafalch es un momento del montaje | Fotos: Carlota Serarols

La libertad creadora y los sótanos de nuestra conciencia

Esta libertad con la que la autora trabaja sirve como provocación para llevar a cabo un juego escénico donde música, palabra, movimiento y tiempo se entrecruzan y resuenan, tomando las disonancias, contrastes, ironía y humor con los que Jelinek crea su textualidad. Una invitación para desplegar un paisaje que va más allá de la palabra dicha y que explora su universo a través de diversos géneros: farsa, drama íntimo, musical. “Lo que hace Jelinek en su escritura, nosotros teníamos que intentar hacerlo en la escritura escénica. Es un matiz importante”, asegura Magda Puyo, esa libertad y esa multiplicidad que hay en el papel había que traducirlas al escenario. 

La pieza oscila entre el “yo” y el “nosotros”. Dando voz a la dificultad para identificarse con la sociedad de la que formamos parte. La que se construye sobre la opresión de un tercer grupo, el de los “otros”: los extraños, los desplazados, los excluidos. A quienes ocultamos en los sótanos de nuestra conciencia.

“A lo largo del espectáculo, el sonido y la musicalidad transcurren como un río que a veces sostiene y a veces se desborda. Se convierte en protagonista. Un río que atraviesa un paisaje de hielo que hemos reinterpretado escenográficamente como una manera de materializar el personaje efímero del tiempo, la felicidad y la vida”, concluye Puyo. “Es un recorrido vital de la propia Jelinek”.

Información de interés

Dentro del Festival de Cine por Mujeres, en colaboración con Teatro de La Abadía junto al Foro Cultural de Austria en Madrid se llevará a cabo la proyección de:


Elfriede Jelinek. Die Sprache von der Leine lassen
(Elfriede Jelinek. El lenguaje desatado)
Documental de Claudia Müller, 2022
 3 de noviembre, a las 18:00 h
Sala Berlanga


Coloquio con la participación de Brigitte Jirku, catedrática de Literatura en Lengua Alemana, y Magda Puyo, directora del espectáculo Viaje de invierno, que se representa en el Teatro de La Abadía

Este documental explora la turbulenta relación de Jelinek con el lenguaje. Un ingente trabajo sobre su arte a la par que un retrato fílmico de múltiples capas, plagado de contradicciones, que aborda la técnica de montaje lingüístico de la artista desde su testimonio y perspectiva.

Con el apoyo de

Proyecto digital desarrollado por

La Abadía forma parte de la red de Teatros Verdes de Iberdrola.